Arantzazu del Campo

Arantzazu del Campo

Siempre he creído que escribir es componer mediante las letras como el músico lo hace con las notas.  Sin embargo, no es muy habitual ver al escritor novelista frente al público leyendo parte de su obra. Y menos aun cuando se trata de una autora novel  como yo en pleno proceso de creación. Esa es una de las razones por las que agradezco a Lectures al Jardí la oportunidad que me ha brindado de compartir con otros autores, escritores con experiencia, lectores y gente que aprecio, la lectura de un fragmento de mi novela. Y algo que valoro mucho, la crítica constructiva como herramienta de aprendizaje. El oficio de escritor requiere, aparte de unos conocimientos básicos, constancia y disciplina; implica periodos de soledad y reclusión; momentos de frustración, incluso de desesperación. Pero se superan y eso permite la entrada a una satisfacción personal y como autora que merece ser transmitida. ¡Gracias por hacerlo posible!

Franco Chiaravalloti
Helena Cuesta

Participar en Lectures al jardí fue muy estimulante. Me gustó  exponer a mi personaje a la aventura de mostrarse en público por un corto espacio de tiempo y ver si era capaz de despertar curiosidad y también algunas sonrisas. Hasta ese momento solo algunos amigos o conocidos habían leído unos cuantos capítulos de la novela, así que fue muy gratificante poder comprobar el impacto que podía tener en un oyente completamente nuevo y libre de prejuicios. Unos meses después de aquella lectura terminé la novela.

Maria Escala


Os quiero agradecer el acto de ayer. Fue muy importante para mí sacar fuera, por primera vez, mi novela

Jan Farina

En estos tiempos “online” en los que, en teoría, estamos tan conectados pero paradójicamente tan aislados, creo no están suficientemente ponderadas iniciativas como Lectures al Jardí, que permiten, con sus lecturas “en vivo”, tener una respuesta inmediata de los lectores. Para mí esto resulta tan importante como para los actores la confrontación noche a noche con el público en el teatro. Así que desde ya, muy feliz, de haber participado en las sesiones de Lectures al Jardí.

 

Jordi Fenosa Tatay

Las Rosas”, Sala y Mena, me habían invitado a leer un trozo de mi tercera novela para niños, que acababa de comenzar. Besos y sonrisas en el jardín de Jiwar, poco antes que una lluvia de septiembre se dejase caer, perezosa, y nos obligase a buscar un buen techo.

 Mis personajes de papel, llegados vía teclado de ordenador desde un siglo XVII de mentirijilla, sacaron tímidamente la nariz ante un grupo de caras amigas, y se sintieron muy bien recibidos. 

 

José Ignacio García Martín

Sacarnos a los escritores de nuestro cubículo y ponernos frente a nuestro público no es sencillo. Para los actores o los músicos forma parte de su rutina, pero no para los novelistas. Y si es difícil sacarnos al aire libre o subirnos a un escenario, mucho más complicado es lograr que compartamos algo de nuestra obra escrita cuando ésta es todavía un embrión o, como mucho, un boceto. Algo tendrá Lectures al Jardí para romper con todos esos esquemas y ser capaz de conseguir un encuentro entre autores y lectores en el que la generosidad y el aprendizaje circulan en ambas direcciones. Gracias por invitarme a compartir esta experiencia.

Pep Gómez Arbona

Lectures al Jardí me ha ayudado a que mi obra llegue hasta aquellos que son capaces de valorarla con un criterio verdaderamente profesional. Ya no son aquellos amigos, lectores nada imparciales, si no otros escritores, agentes, críticos, técnicos editoriales, diferentes profesionales que, después de escucharnos quizás han creído que, porque no, valía la pena tenernos en cuenta.

 

Iñaki Marín

 

Francesc Oliva

La lectura en el jardín mostró la cara más social y amable de la literatura con otra gran peculiaridad: dar realce al proceso de la escritura como objeto de interés por sí mismo. Eventos como este sirven además al escritor para mantener la tensión y con frecuencia como revulsivo. Además, el encuentro con gente dispuesta a escucharte con sus mejores intenciones no hace más que facilitarte la tarea y hacerte sentir (en mi caso, por primera vez) como un auténtico escritor. ¿Se puede pedir más?

Ale Oseguera

 

Bettina Ruiz Spohr 

A partir de Lectures al Jardí, asumí una conciencia: la de considerarme poco a poco escritora, a base de escribir todos los días, donde fuera, en mi blog, en Facebook, en un trozo de papel, en una libreta…y una cada vez más imperiosa necesidad de contar lo que llevo dentro.

 

 

Elisenda Solsona

Estoy muy agradecida a Lectures al Jardí por haber confiado en mí y en mi novela “El plor de les girafes”. 

Leer delante de un público el fragmento de tu primera novela, y saber que te están escuchando atentamente para después hacer una pregunta sobre este proceso creativo, es una experiencia que como escritora estoy muy orgullosa de haber experimentado. El proceso creativo es una etapa muy solitaria y considero de vital importancia, tanto para la obra como para mí , el hecho de poder compartir las ideas, explicarlas, oxigenarlas y oir opiniones externas. 

Otro factor que para mí ha sido importante es el hecho de poder conocer y compartir mesa con dos escritores. Poder hablar con ellos, compartir dudas, estrategias e incluso risas de complicidad y ver cómo te entienden ha sido muy enriquecedor.  

Espero poder acabar la novela en breve, ya que leer el fragmento y ser testigo de que había gustado y que el público tenías ganas de saber cómo continuaba me ha dado un buen empujón y una inyección de confianza para escribir diariamente y con unas ganas renovadas. 

 

Ezequiel Teodoro

Fue una experiencia divertida y gratificante, que me concedió la oportunidad de conocer la respuesta del público ante un texto que aún no se había hecho público. También destacaría el intercambio de ideas y la participación junto a otros autores, lo que permite seguir aprendido y sentirte que formas parte de algo mayor. Recomiendo la experiencia vivamente a cualquier escritor, actual o futuro.

Miranda Train

 

Albert Vilanova
Laia Vilaseca

Decidí participar en la convocatoria de 1er aniversario de Lectures al Jardí porque me pareció una buena oportunidad para obligarme a escribir el primer capítulo de una segunda novela sobre la que llevaba un tiempo trabajando, pero no acababa de perfilar. Después, cuando fui elegida como lectora, tuve la oportunidad de exponerla en público, la respuesta positiva del cual no hizo más que animarme más a seguir trabajando en ella, y por otro lado tuve la oportunidad de hablar del proceso creativo con otros escritores y profesionales relacionados con el mundo de la escritura. Una experiencia que resultó muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies