X Sesión de Lectures al Jardí

X Sesión de Lectures al Jardí

El pasado miércoles 15 nos encontramos en la Biblioteca Bonnemaison para celebrar la X Sesión de Lectures al Jardí. Porque sí, ya van diez sesiones, pero cada vez que nos reunimos, ya sea en el jardín de Jiwar o en la Biblioteca Bonnemaison, vivimos la misma emoción, la que sienten tres autores que, por primera vez, exponen en público la novela en la que trabajan y viven inmersos. Autores que no suelen hablar de su trabajo en público, que se ven en la tesitura de defender su novela ante los demás, cuya pasión por la escritura les lleva a robar momentos de su día a día llenos de otras obligaciones para escribir.

Nos gusta siempre celebrar una sesión antes de un día tan especial como el de de Sant Jordi. Pero si Sant Jordi es la fiesta del libro, del libro en general: el manual de cocina, el último libro mediático, el libro infantil; en Lectures al Jardí intentamos poner nuestro grano de arena para que nuestras sesiones sean una fiesta de la literatura. Y así fue, porque los textos que leyeron Silvia Rodríguez Mondéjar, Oscar Montero Pich y Silvia Aparicio tenían un nivel literario que nada tienen que envidiar a mucho libros publicados. Pero pasamos a contaros cómo se desarrolló todo:

En primer lugar leyó Silvia Rodíguez Mondejar un fragmento de su novela todavía sin título. En la escena que nos leyó, el personaje de Elisa se debate entre sus obligaciones familiares y la aparición de un elemento que trastocará su vida: la pasión amorosa. Al lado de Elisa su hermana Laura, quien después de haber vivido la experiencia del cáncer la empuja a vivir, a elegir lo que desee pero elegir sobre todo ser fiel a sí misma.

En el diálogo con el público Silvia nos contó cómo fue su acercamiento a la escritura. Habiendo sentido desde niña siempre la necesidad de escribir, un día decidió hacer un curso de escritura, pero como este le supo a poco se planteó aprender el oficio de escritora y actualmente se encuentra cursando el 4º año de novela en la Escuela de Escritura del Ateneu.

Pero más allá de esas preguntas formales, el público se interesó por esa eterna disyuntiva de la protagonista de elegir entre hacer lo que se debe y hacer lo que se quiere, asumiendo las consecuencias que este tipo de decisiones conlleva. El recorrido psicológico de las protagonistas marcará sin duda la continuación de esta novela todavía sin título. Porque Silvia nos contó que, a pesar de tener varias opciones en la cabeza pensaba que sería al acabar la novela cuando se decantara de manera natural por una u otra.

Silvia Rodríguez Mondejar, Lectures al Jardí

Silvia Rodríguez Mondéjar presentado su novela

Oscar Montero Pich leyó en segundo lugar un fragmento de 29 dies a Birmania. La descripción del recorrido en barco de los protagonistas por un río de Myanmar nos hizo sentir muy lejos de la Bonnemasion. La escritura de Oscar  recrea el ambiente que describe de tal manera que puedes sentir la espesura de la selva asiática, al menos así afirmaron sentirlo algunos de los asistentes a la sesión.

A preguntas del público, Oscar nos contó que conoce bien los paisajes que describe porque realizó un viaje a Myanmar año unos años. Un viaje en el que fue consciente de sus límites que lo convertían en un turista, más que en un viajero en el sentido clásico. Límites que conocerán también los protagonistas de 39 dies a Birmania y condicionarán sus comportamientos.

La novela de Oscar es una novela de aventuras, pero no necesariamente dedicada a un público juvenil. Es una novela de aventuras clásica que quiere que sirva de telón de fondo para tratar otros temas que poco tienen que ver con ese público, como la corrupción.

Respecto a su motivación por escribir, nos dio la respuesta que más nos ha hecho reír en estos casi de tres años de sesiones de Lectures al Jardí:¡empezó a escribir por dinero! Viendo que algunos libros de dudosa cualidad vendían sumas considerables se planteó ¿y por qué yo no ? Pero algo tenía este chico dentro cuando esta es su tercera novela y detrás de fragmento se intuye mucho trabajo: de documentación, de revisión del texto para encontrar la palabra adecuada que refleje la espesura de la selva, etc. Justamente de si algo se quejó Oscar es de no haberse formado adecuadamente en una escuela de escritura, cosa que le hubiera enseñado a sortear ciertos problemas de oficio más fácilmente.

Oscar Montero Pich, Lectures al Jardí

Oscar Montero Pich dialoga con el público sobre su novela “29 dies a Birmania”

La última de nuestras autoras fue Silvia Aparicio, que nos leyó un fragmento de Perdidas. Su novela es la historia de dos mujeres jóvenes muy diferentes que se encuentran por casualidad conviviendo en el mismo piso, y en la escena que nos leyó conocemos un poco a una de las protagonistas: Adara. Adra se encuentra con una madre que llegando casi a los 50 ha decidido ser madre más por deseo de su pareja que por ella misma. Una madre a la que poco parece importar su hija mayor, y vemos cómo Adra sufre esta circunstancia, cómo intenta desquitarse a base de quemar la tarjeta de crédito de su madre.

Silvia nos contó que, aunque también escribe desde niña,  el catalizador de empezar a escribir su novela fue una circunstancia personal difícil. Escritura terapéutica no al uso, sino como una búsqueda de evadirse, de abocar emociones y sentimientos que llevaba dentro. También nos confesó que a veces utiliza escenas, comentarios, circunstancias de su día a día y para incorporarlas, debidamente camufladas, a la novela. Aquí intervino Silvia Rodríguez Mondéjar, que confesó hacer algo parecido. No es extraño, las dos novelas tienen puntos en común: urbanas, protagonizadas por mujeres, novelas psicológicas, ambientadas en la actualidad. Es lógico que tomen elementos de su día a día para su novela.

Silvia Aparicio, Lectures al Jardí

Silvia Aparicio preserándose para su lectura de “Perdidas”

En el diálogo con el público los tres autores hablaron de las dificultades de compatibilizar su día a día con la escritura, siempre teniendo que robar momentos o aprovechando el verano o, porque no, periodos sin trabajo; de cómo la escritura afecta a su estado de ánimo: una escena dura te puede tener un buen rato afectado; y de temas similares.

Si queréis conocer la impresión de uno de los asistentes a la sesión, os recomendamos la siguiente crónica de María Antonia deMiquel, profesora de la Escuela de Escritura del Ateneu y profesora de Silvia Rodríguez  Mondejar. Agradecemos a María Antonia sus amables palabras.

Charlando antes de la sesión

Charlando antes de la sesión

 

Justo antes de la sesión de Lecture al Jardí

Silvia Rodríguez Mondéjar  justo antes de empezar a leer

Oscar Montero Pich y Silvia Aparicio siguen atentos la sesión

Oscar Montero Pich y Silvia Aparicio siguen atentos la sesión

Vista general de la sala de la Biblioteca Bonnemaison

Vista general de la sala de la Biblioteca Bonnemaison

X sesión de lectures al jardí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies